JDMPA: Quinto Dia – Rondando por Asakusa

15 11 2006

(Publicado en noviembre del 2002) 

La siguiente etapa de mi viaje seria muy complicada y yo creo que es para mi en ratos dificil contarla pues fue la etapa del viaje que menos me gusto, pero afortunadamente fue un preludio para los maravillosos ocho dias que me esperaban en la ciudad de Kyoto al dia siguiente.

Como estaba planeado, me levante temprano otra vez y a las siete de la mañana estaba ya saliendo de mi cuarto para tomar el desayuno, no era de extrañarme que volviera a ver casi la misma gente del otro dia, pues estaban las delegaciones de algun tipo de evento deportivo tal y como lo habia dicho antes.

El desayuno fue casi el mismo, era lo unico aburrido del desayuno, no obstante sabia bien y creo que fue de los mejores recuerdos que me lleve del Albergue de Yoyogi.

A las 8 de la mañana entregue mi llave y las maletas, a mi me devolvieron mi deposito (y con esto mi fragil economia mermada por los juegos de video y de azar el dia de ayer se recuperaba tantito) y ya estaba otra vez con mis maletas, mi mochila, mi estuche y mis pants, bajo un dia soleado caminando hacia la estacion de Sangubashi.

De Sangubashi otra vez regresaba hacia Shinjuku, en Shinjuku se sentia realmente que era una hora pico, pues a las ocho y media toda la gente se dirige a sus actividades y ves multitudes de gente saliendo de todas las terminales, el cruzar por esas zonas hacia parecer que estabas en Matrix, pues todo lo veias en camara lenta.

Por fin llegue hasta la estacion de Shinjuku y decidi tomar el tren hacia Shibuya, pues habia notado que el unico modo de llegar hacia Asakusa de ese punto es tomar otro tren en esa estacion.

Al llegar a la estacion de Shibuya, con toda la gente que se sube en Shinjuku no te sorprende ya ver tanta gente en esa estacion, como les afirmaba en mi paseo por Shibuya, esta zona es completamente estresante, pero afortunadamente no tuve ningun problema.

En la misma estacion casi saliendo (y viendo a Hachiko y las pantallas gigantes de Television), entre a la terminal de la linea Ginza, esta linea pasa por muchos puntos importantes de Japon como Ginza, Shimbashi, Ueno y por ultimo Asakusa, es un viaje como de 45 minutos, pero nada largo comparado con lo que vendria en los proximos dias.

Al llegar a la estacion de Asakusa (ahí termina el camino para mi tren), busque deseperadamente alguien que me orientara al Hostel, pero vaya que estaba dificil, pues muchos ni siquiera lo conocen, otros ni siquiera saben japones, hasta que alguien me dijo que bajara caminando varias cuadras por la calle en la que iba y buscara otra avenida.

Tras mucho caminar por esta avenida llena de edificios, tiendas y maquinas despachadoras y pensando que habia tomado el camino erroneo, sucedió una anécdota bastante interesante.

Resulta que a pocas cuadras de donde estaba mi hostel (en realidad estaba a cuatro pequeñas cuadras), me detuve a una tienda a preguntar. En esa tienda una señora de bastante edad vendia cigarrillos y al ver lo fatigado que estaba me pidio que descansara, creo que salvo las veces que habia hablado con personas de restaurant, albergues o bancos, era la primera persona que me platicaba algo que no tuviera que ver con dinero.

Sabiendo de la buena fe de la señora por tratarme bien decidi descansar y compre un café
latte helado (desde entonces extraño semejante bebida, es lo mas delicioso que uno puede probar con sed y sueño), entonces sin duda comprobe que los japoneses de edad son gente muy hospitalaria, pues la señora me trato bastante bien, luego llego su marido y tambien se porto de lo mejor conmigo, ciertamente era un invitado inesperado pero el señor me regalo un boshi para quitarme el calor (el boshi es un abanico en forma de paleta).

Platicamos de muchas cosas para que hayan sido solo veinte minutos, de donde venia, que hacia yo aquí, que iba a hacer en los proximos dias, como era mi pais (incluso trate de hablar un poco de japones cuando mis ideas no eran entendibles pues apenas sabian ingles) y yo tambien pregunte mucho sobre la situacion actual del pais, no me dijeron mucho pero en algunas cosas me dijeron que mi pais estaba mejor pero en otras (obvio) Japon esta mejor que aquí.

Por fin repuse mis energias y me despedi contento de esos señores, nuevos amigos inesperados, en cuestion de quince minutos por fin llegue a mi albergue, no era hora de hacer chequeo pero permitieron que dejara mis maletas, asi yo podria hacer turismo.

Templo Senso-JiY de hecho tome mi mochila y mi videocamara era hora de ir a Senso-ji, tambien conocido como Kannon, el Shinto mas conocido de Japon sobretodo por las monumentales lamparas y guerreros que hay en las puertas. Ese dia, curiosamente habia muchos turistas (obviamente japoneses), tambien muchos peregrinos.

No quise seguir los ritos que hice en Meiji, de pronto yo mismo me estaba cuestionando si lo que hacia era correcto pues no soy Sintoista, no obstante,la ventaja de cualquier templo Sintoista es que los turistas pueden entrar sin causar molestias.

Pagoda y otra edificacion de SensojiEn este lugar se venden muchisimos amuletos y tambien por unos cuantos yenes puedes predecir tu futuro por medio del azar, curiosamente no es que sea supersticioso pero decidi comprar unas postales y probe mi suerte, se bate un pequeño bote con pequeños palitos, estos palitos tienen un ideograma (kanji), dicho kanji se encuentra tambien en un cajon y en ese cajon viene una pequeña nota, en la nota escrita en japones, chino, coreano e ingles tu horoscopo.

El resultado era triste pero confortante, por cuestiones personales no lo cuento pero solo senti un balde de agua fria en mi cabeza (lo unico que puedo decir es de que el papelito afirmaba que la mitad de mi fortuna se habia ido en este viaje y vaya que es cierto), y que un aire muy frio soplo.

Despues de visitar el templo y contemplar la belleza de la Pagoda (templo tipo chino), sali caminando hacia los puestos que se encuentran entre la primera puerta del lugar y la puerta principal.

Es un lugar donde venden todo tipo de artesanias japonesas, desde dulces para el te hasta kimonos de seda pasando claro por todo tipo de prendas y productos, como pelucas, camisetas turisticas, llaveros (incluso posters y fotografias de los artistas del momento, que por cierto son muy caros), espadas y armas tradicionales de metal como sais y lanzas (las espadas de metal son muy caras e imposibles de llevar en un avion, gracias Bin Laden, y las de madera demasiado grandes y tambien de alto costo).

Mas adelante hay un centro comercial completo que incluye todo tipo de tiendas para todos los gustos y necesidades, donde quiza no habia mucho que ver mas que los productos locales y, en mi caso, los videojuegos (no cabe duda que tres semanas mas en Japon y esta historia mostraria y relataria videojuegos actuales en Japon).

A mediodia, me dirigi y conoci por primera vez un “depato” (tienda departamental), a diferencia de tiendas departamentales como las de Mexico, los depatos son tiendas enormes como de seis o siete pisos y sin tomar en cuenta que hay uno o dos sotanos, estacionamiento e incluso un acceso directo al Tren JR.

Recorrerlo me llevo horas, y eso que no visite todo, habia un piso dedicado a ropa para dama, otro dedicado a ropa para caballero (con precios tan altos y marcas en algunos casos que, la verdad, dejarian a Liverpool o a Palacio como tiendas de outlet), un piso dedicado solo a juguetes, libros y ropa infantil, otro con pura electronica y asi sucesivamente, hay restaurantes y galerias en los pisos superiores.

Sali de ahí casi en la tarde, pues sin duda el piso de electronica tenia muchas tentaciones a la mano, sobretodo los videojuegos de prueba, pero tambien los discos y DVDs que tenian a la venta, asi como los organizadores personales, las computadoras y los teclados electronicos (ah!, como desee aquellos que contaban con versiones MIDI de los ultimos exitos de pop japones).

Despues de comer en un McDonald´s (insisto, el no saber japones tiene sus desventajas, pero este problema tendria solucion despues, ya veran como), me dirigi de vuelta al Hostel para hacer el chequeo y por fin instalarme en mi cuarto, estaba un poco cansado y tambien necesitaba poner mi espalda en algo blandito para poder descansar.

El Hotel Sky Court de Asakusa (y ahí viene otro comercial), es parte de la misma cadena de Hoteles al que pertenece el Hotel de Narita en donde me habia hospedado el domingo anterior. Estos hoteles estan asociados al programa de Albergues Juveniles, lo cual reducia de manera considerable el costo de hospedaje, aunque comparados con los Albergues oficiales son un poco mas costosos pero eran mas baratos que los hoteles comunes.

El cuarto del Hotel de Asakusa era amplio, de hecho comparado con los hoteles de Mexico no pedia absolutamente nada, de hecho lo que se me hacia curioso es que te incluyen tu yukata (pijama para dormir que usan los japoneses y con la cual combinada con unos pantalones puedes usar para salir a la calle) y tus pantuflas. De la cama no habia nada de que quejarse. La TV igual que el Hotel de Narita tenia tambien configurados canales de cable, pero aquí tenias que insertar una tarjeta que comprabas en una maquina dispensadora.

Las maquinas dispensadoras abundan en todas partes, en estos hoteles habia uno en cada piso y cada uno vendia algo diferente, asi como hay de refrescos, tambien habia de licores, de comida y otros productos.

Despues de descansar un poco y admirar un poco mi cuarto, decidi tomar mis cosas y preguntar por un lugar para ver mi correo electronico, habia mucho trabajo que hacer al respecto, pues por un lado estaba ansioso de saber como estaban en mi casa todos y por otro lado quitar el correo basura que llenaba mis buzones.

Encontrar en Japon un cybercafe no es sencillo, aunque en el trayecto para buscarlo por Asakusa fue bastante entretenido pues decidi irme por otra calle, tomar un refresco y disfrutar de la caminata.

Despues llegue a un conjunto de edificios donde supuestamente esta el cybercafe y despues de descifrar los letreros de los edificios (muchos en hiragana, otros en katakana y unos mas en kanji), por fin encontre uno que dijera intaneto (asi se dice en japones internet), este estaba localizado en un tercer piso, y no solo hay servicio de internet las 24 horas sino que tambien podias leer libros, revistas y mangas de todos los generos.

Para hacer uso de las instalaciones (y con el poco tiempo que tienes), tienes que comprar una membresia que no es muy cara, pero la hora de internet si es muy alta, mas alta que en Mexico, pero la velocidad de las computadoras es muy impresionante.

El unico problema que representan las computadoras en Japon, es la escritura, pues al tener tantos y tantos caracteres es imposible crear un teclado adhoc, pero el QWERTY se ha adaptado a la cultura japonesa, al grado que la computadora interpreta las silabas y genera primero los caracteres en hiragana y luego crea los kanjis (a veces con riesgo de error, pero es minimo).

Para los que gustan de escribir en romaji o un idioma occidental hay un boton que la computadora hace que se ignore la interpretacion y eso nos ayuda poco, pero recuerden que los teclados japoneses tienen menos botones, pues no tienen tantos signos ortograficos como nosotros.

Despues de un buen paseo por la Red Mundial, sali del Cybercafe y decidi dar una vuelta por la zona comercial, aunque no habia mucho que ver, me entretuve un rato viendo lo patetico que es el Pachinko (vease mi explicacion en el capitulo de Shibuya), y mas tarde me vi a mi mismo viendo embelesado unos rompecabezas de 5,000 piezas de Walt Disney (algunos, muy impresionantes, por la cantidad de personajes que se veian en el tablero, desde Mickey hasta el villano de Hercules o de El Rey Leon).

A eso de las 7:30 decidi tomar una cena de policias, café y donas, y por fin decidi regresar al Hotel, habia sido un dia muy agotador, pero afortunadamente no lo suficiente como para no ver un partido de los Gigantes de Yomiuri e impresionarme por el pitcher de ese equipo (Kuwata) quien no recibio carrera en todo el partido. Luego puse un poco de musica y mientras escuchaba el sencillo del momento (Okiisan no Tokei (El reloj de mi abuelo, cover de una cancion viejita interpretada por Ken Ogata)) escribi un poco sobre mi viaje, ya lo agregare en cuanto encuentre mi cuaderno.

A las 10 de la noche opte por dormir, mañana llegaba un dia que estaba esperando mucho y la expectacion aumentaba hora por hora, huelga decir que mi cuerpo ya estaba muy recuperado del agotamiento del viaje, pero aun tenia que cargar las maletas buen rato.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: