Preparando las flechas…

2 09 2008

A veces para entender el por qué Travsam cambió radicalmente su vida y no mostro mucha resistencia al cambio implica que ese dia que le permitio tomar dicha decision era el final de un camino en el cual se preparo como nunca lo habia hecho, un cambio que esperaba nerviosa y ansiosamente pero que sabia que si se presentaba la oportunidad la debia tomar y no despreciarla de ningun modo.

Perdonen si escribo en tercera persona pero a veces considero que estos asuntos los debo de ver en un angulo tal que debo contemplarme en los momentos en que esos cambios se dieron como otra persona, como ver a alguien distinto y ser esa persona al mismo tiempo, suena dificil, pero bueno, continuamos:

El interes por la cultura japonesa, por su gente, es algo que ya tenia mucho tiempo, como un pequeño tumor en el cerebro que va creciendo conforme se va alimentando de las celulas que encuentra alrededor y que de pronto se hace notorio y solo se puede curar de manera radical, es como un mosquito que de tanto picarme se torno de pronto como un acompañante en mi camino y mientras se alimentaba de mi, mas me interesaba conocerlo.

Es algo que empezaria con los animes japoneses; vamos, no lo puedo negar, el anime japones es algo que un mexicano de mi edad no pudo evitar, la infancia de alguien de casi de 30 estuvo aderezada con animes como Mazzinger, Robotech, Saint Seiya, Dragon Ball y Sailor Moon, de hecho esta serie, al proyectar un Japon mas “congruente” que los otros animes y, claro, el fan service que tenia, me hizo volverme fan incondicional de ese shoujo por mucho tiempo.

(…con decir que ando construyendo el guion de lo que podria ser una pelicula basada en dicha serie, esperando no cometer los errores que llevaron a Dragon Ball a ser una cinta en desgracia…)

Pero es muy distinto el interesarse en el anime y otra interesarse en la cultura y la gente, este cambio se daria conmigo cuando empece a interactuar con personas de alla, primero de manera presencial al hacerme de dos amigas en Manzanillo durante un viaje de fin de semana y despues por la red con otras personas de alla, algunas sumamente raras y otras sumamente amigables.

Durante un buen rato me encapriche con la idea de conocer Japon mas a fondo, aunque no supiera ni ápice del idioma. Devoré cuanto libro había relacionado con la cultura japonesa y me hice fan de leer sobre samurais y geishas (en historias separadas), casi tomé a pecho “Memorias de una Geisha” y desmentí varios errores con otros libros relacionados. Mientras tanto ahorraba peso tras peso que me llegaba para intentar un viaje a Japón durante el Mundial de Futbol.

Podemos decir que no tuve tanta suerte, por cuestiones de trabajo postergué mi viaje a septiembre del 2002, tres meses después del Mundial y realmente no me arrepiento de haber tomado esa decisión, de hecho, eso me dió ánimos para entonces intentar algo mas grande, mas dificil. Me habia prometido a mi mismo que regresaría y tenía que poner todo mi empeño en ello.

Pero yo ya no quería volver como un simple turista, yo queria estar por un buen rato, ya fuera estudiando o trabajando, de hecho la primera opcion comence a estudiarla, habia dos caminos, una bastante dificil donde conseguir la beca se traduciria casi a un milagro y otra donde, si bien, no era tan sencillo, era un tanto mas facil aunque con el costo de que estaria menos tiempo en Japon.

Mientras tanto, incluso antes del primer viaje, estudiaba japones. Si bien, y lo confieso, tambien queria conocer Corea del Sur, decidi enfocar mi atencion a un solo pais. Tan pronto como me gradue de la Universidad, de hecho una semana despues de graduarme, ingrese a una escuela de japones para no sentirme tan desorientado en mi primer viaje.

De hecho el estudio del japones habia empezado como un hobby y termino siendo parte normal de mi vida, al grado de que era para mi entrenamiento para lo que vendria despues.

Mientras terminaba los detalles de mi viaje, ya planeaba que hacer en esos tres años, primero queria terminar el 2002 titulándome, el 2003 debia haber sacado el TOEFL y seguramente ya estaria peleando las becas en ese momento.

Puedo confesar que el 2003 no terminó como yo quize, pero me sirvio de experiencia, faltaba mas estudio, mas preparacion, algo que debia tomar en cuenta para los siguientes intentos.

En el 2004 decidi descartar la beca grande y poner todas mis fuerzas en la beca de CONACYT, mientras llegaba la fecha de la convocatoria estudie Flash con la idea de ampliar mi curriculum a la hora de pedir la beca, todo fuera con el objeto de llamar la atencion.

En tanto, la escuela de japones me seguia instruyendo, ya estaba aprendiendo una cantidad considerable de kanjis mientras aprendia mas modismos y expresiones de alla, la experiencia del viaje anterior me hizo entender varios detalles interesantes.

Todo eso me sirvio, lo sabia muy bien cuando me abroche el cinturon para tomar mi vuelo de Vancouver a Tokio aquel 15 de marzo del 2005. El arco comenzo a tensarse….y disparo…

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: