Juegos del Recuerdo: Disgaea: Hour of Darkness (2003)

17 06 2011

Cuando un videojuego te atrapa y te hace gastar mucho tiempo de tu vida es por dos razones: el nivel de reto y el replay value que pueda tener un juego.

En cuanto a las consolas de videojuegos, yo no soy muy fan de los RPGs, quiza por el hecho de que hacer busquedas, tener duelos a cada rato y seguir haciendo busquedas me hacen sentirme todo menos entretenido. Ha habido gloriosas excepciones como el caso de Riviera: The Promised Land (GBA) cuya trama y estilo de juego me atrapo a pesar de lo simple que era y Xenogears (PSOne) que me sorprendio por su trama tan madura, su estilo de juego poco común para un RPG y el arte del juego, el cual me impulsó a jugarlo 40 horas antes de que un accidente borrara la memoria del juego. Todavia tengo en mente volver a intentar este juego, pero si, siento que me llevaría mucho rato.

Cuando deje de jugar Xenogears pense que no volveria a jugar tanto tiempo un juego hasta que alguien me paso el Final Fantasy Tactics y el Castlevania: Symphony of the Night, mientras la aventura de Alucard me consumió facil unas 20 horas, Tactics, al que referiré mas tarde, me llevo 90 horas de paciente y esforzado juego para vencer al boss final y descubrir casi todos los secretos.

Un día leía de un crítico de Atomix que jugar Disgaea: Hour of Darkness podría acabar con mi vida social pues el modo de juego era tan entretenido y adictivo que era imposible considerar un tiempo fijo de duración para terminarlo. Siendo un juego creado por una compañia independiente (Nippon Ichii) y distribuido por una marca que rara vez encuentras en las cadenas grandes (Atlus), pero por extrañas circunstancias, mientras hacia las compras navideñas apareció ese juego y si bien, a los dependientes de la tienda les dio flojera jugarlo (por no tener dialogos animados ni arte en 3d) termine comprandolo.

Al principio lo note mas sencillo que Final Fantasy Tactics, para mi pesar y con una trama menos seria, pero tambien me di cuenta de que pintaba a ser muy adictivo, tanto que decidi guardarlo para otro rato, pues queria acabar otros juegos que habia comprado en ese entonces. Pero cuando acabe esos juegos, ya nada pudo evitar que la adiccion comenzara a correr por mis neuronas.

Mucho he dicho sobre Disgaea, pero puedo afirmar que lo he jugado en dos consolas diferentes (PS2 yNintendo DS), que le he dedicado 700 horas de juego (detenidas por la muerte de mi consola hace unos meses), entre el tiempo hardcore que le di con el PS2 y el tiempo libre que me sobraba en mis viajes de camion y que, pese a eso, no he desbloqueado muchas cosas todavia de los dos juegos, siendo yo feliz con explorar los niveles del Item World, un mundo al que entras a traves de un arma, un escudo o una pocion curativa.

Para mi lo mas memorable que vivi con Disgaea fue en el 2005, en visperas de mi viaje de 8 meses a Japon, verme apurado, no empacando las maletas, no despidiendome de amigos o familiares, sino buscando sacar el good ending de Disgaea antes de irme a dormir siquiera, pues no lo habia visto. Tras casi cinco horas seguidas de juego pude vencer al ultimo boss y ver ese anhelado final, antes de separarme de mi consola por mucho, mucho rato.

El juego tiene replay value, pero tambien tiene una sensacion de que tiende a ser su juego infinito, te puedes terminar hartando de buscar subir de nivel y capturas monstruos mas poderosos que tu, o decides seguir buscando mas items y seguir subiendo de nivel a tus tropas, dura eleccion.

Disgaea tiene dos secuelas, dos spin-offs basados en los prinnies, los fieles e inutiles soldados de Etna y la cuarta entrega esta en desarrollo, ademas de varios juegos de Nippon Ichii que varian un tanto sus personajes, su gameplay y su historia para dar pie a mas juegos con tendencia infinita. Pero encima de todo esto, he preferido el primer Disgaea incluso sobre la notable secuela del PS3.

No he comprado todavia consola portatil nueva, pero les aseguro que, con tal de seguir sacandole jugo al Disgaea DS, podria comprar hasta el 3DS, por ahora, por cuestiones economicas, me aguantare las ganas por querer volver a tener mi ejercito de demonios y pinguinos explosivos para conquistar el inframundo con los carismaticos e irreverentes Laharl, Etna y Flonne.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: